De Borges aprendimos que

“el modo superlativo es una imprudencia, ya que propende menos a la persuasión que a la mera y vana polémica”, pero nuestro Homero local no dudaba en hacer caso omiso a sus prédicas, y estallaba en elogios hacia personajes diversos. […]