Prof. Dr. Germán Bidart Campos

 

Germán Bidart Campos fue un apóstol cívico de los derechos humanos. Se ha ido el más preclaro de sus defensores. Su pluma, incansable y feraz, ya estará quieta, pero el eco de sus verdades como orador de la Justicia será el himno que al alcance del pueblo todo, instrumento a la mano de los juristas, podrá cantarse en jornadas de lucha, única espada que consolida la paz social, como Bidart Campos la utilizó toda su vida.

Proclamador incansable de la supremacía de la Constitución, denunció sin descanso sus múltiples violaciones por gobiernos que sólo supieron trasegar sus intereses y no el respeto irrestricto del Estado de Derecho. La fuerza normativa de la Constitución fue su lema, su plena operatividad, su bandera. Pasó por la historia de los argentinos sin provocaciones mediáticas, desde el recogimiento de una vida que fue ejemplo de humildad. Pero la simiente que sólo producen los escritores clásicos ha quedado para no borrarse nunca como fuente de consulta: para los tiempos.

Humberto Quiroga Lavié

“Sus ideas mantuvieron siempre la limpieza de sus convicciones éticas y republicanas, su ejemplo desde las bibliotecas jurídicas, desde las cátedras, ha sido la de un insobornable defensor de la juridicidad y la Constitución. Su partida es un dolor que duele en lo profundo de nuestro sentimiento de republicanidad. De ahora en adelante el camino iluminado por su doctrina será el que deberemos transitar con la mirada puesta en su ejemplo y su palabra que seguirá encendiendo fogatas donde alumbrar nuestras instituciones.”