Prólogo de Marco Antonio Terragni

 

pettinatoEditorial MEDITERRÁNEA se complace en presentar a la comunidad jurídica argentina el nuevo libro “El aborto y la cuestión penal” del Dr. Rubén E. Figari y el Dr. Matías Bailone, obra que cuenta con el prólogo del Dr. Marco Antonio Terragni.

El tema de la interrupción voluntaria del embarazo, de álgida polémica, es tratado con mucha seriedad y alto profesionalismo, dando como resultado una obra madura sobre la problemática, donde –según los autores- “no se elude el debate, se lo afronta con la tranquilidad de las convicciones certeras”, pero nunca se impone la visión unidimensional del asunto.

Como bien indica el prologuista Terragni, los autores hacen bien en inscribir el tema dentro de una cuestión de política criminal, y de no soslayar los aspectos sociales y criminológicos del aborto. La amplia gama de citas bibliográficas y jurisprudenciales habla de la apertura de criterio de los autores, lo que lleva a convertir a ‘El aborto y la cuestión penal’ en la obra más completa, acabada y prolija sobre el tema.

Si bien la obra está dirigida al mundo jurídico, puede ser leída en gran parte por un lego en derecho, quien encontrará en las más de 300 páginas, una explicación clara y fundada del aborto desde casi todas sus aristas.

Rubén Figari y Matías Bailone nos ofrecen esta obra en medio de acalorados debates mediáticos sobre la cuestión del aborto, y ellos toman una valiente posición que defienden desde las primeras páginas del libro. Reconocer y valorar tanta coherencia, más allá de compartir o no la posición central del libro, es una de las primeras consecuencias de leer a Figari y a Bailone.
“Prologar este libro es un acto movido por el entusiasmo y la ilusión:

El entusiasmo que genera comprobar que arriban nuevas generaciones de estudiosos de nuestra disciplina, la más cercana a la vida y a todos los avatares que ella depara.

Ilusión, que el prologuista abriga de tener la capacidad de, con pocas frases, anticipar al lector cuáles son los aspectos salientes de la obra.

Asumo, pues, esta tarea con entusiasmo e ilusión.

Es difícil hallar un tema que concite tantas cuestiones de índole diversa, como éste del delito de aborto. Los autores de este trabajo han hecho bien en inscribir el asunto en el ámbito más amplio de la Política Criminal, pues según sea la orientación de ella, la ley penal intervendrá o no; en el primer caso en mayor o menor medida, para asignarle consecuencias a este crimen, que debe ser considerado uno de los Delitos naturales, según la clasificación de las infracciones que hicieron los positivistas criminólogos de comienzos del siglo XX.

También es bueno que Figari y Bailone hagan referencia a la problemática social del aborto, pues la Ciencia penal no puede ser tal si no se tienen en cuenta los aportes que provienen de la Criminología: la Dogmática es fría, porque encierra una labor puramente intelectual. El dogma, la verdad revelada, es la ley. Está bien que así sea; en su propio ámbito. Pero detrás están los dramas humanos, con trascendencia social, que deben ser comprendidos -con el corazón primero- y luego mediante el uso de las herramientas que proporcionan las disciplinas que estudian el comportamiento intersubjetivo.

Por lo demás: es bueno que los autores hagan conocer al lector, claramente, cuál es la postura que asumen en torno de lo esencial, y Figari y Bailone se oponen al aborto, “como ataque a una vida humana relativamente independiente” y abogan “por la punición”, auque están convencidos “de que la amenaza penal no soluciona casi nada si no es acompañada por políticas extrapenales”.

Quedan dos aspectos de esta obra a los que debo referir: El primero lo constituye el buen manejo de los antecedentes, tanto legislativos como doctrinarios; y el segundo, principal a mi juicio, es que -como todos los buenos libros- éste sugiere al lector la posibilidad de que encarare el recorrido de distintas facetas vinculadas al tema central. Este recorrido podrán hacerlo cualquiera que tenga interés. Y tendrá el portal, abierto por Figari y Bailone, que permitirá el acceso a la bibliografía y habilitará la comprensión de los textos legales.”